Los alimentos que te ayudan a conciliar el sueño si sufres de insomnio

compartir

Tal vez algún día has estado tan estresado que no puedes dormir y es comprensible, lo preocupante es cuando esto se hace recurrente.

El sueño es vital para los seres humanos y cuando una persona sufre de insomnio significa que no puede iniciar o mantenerlo; también cuando no se puede conseguir duración y calidad al momento de dormir.

En un estudio del Departamento de Psiquiatría y Psicología Clínica de la Universidad de Navarra mencionan que entre un 10 y 15% de la población adulta sufre insomnio crónico.

Si bien la causas son diversas una de las soluciones puede consistir en modificar levemente algunos hábitos alimenticios.

Es tan significativa la alimentación en estos casos que uno de los tratamientos para el insomnio en niños y adolescentes se basa completamente en estos hábitos.

Algunos profesionales en pediatría en España proponen, por ejemplo, no comer al menos media hora antes de la hora de dormir. Algo que puede ser evidente es también evitar bebidas estimulantes y energéticas.

Hay algunos nutrientes que favorecen la conciliación del sueño. Uno de ellos es el triptofano y algunos aminoácidos.

Los mejores alimentos para evitar el insomnio

Proteínas

Las dietas altas en proteínas están asociadas con mejoras en el sueño comparadas con las que se basan en otros nutrientes.

Hay proteínas que tienen L-Triptofano, un aminoácido que el cuerpo utiliza para crear algunos elementos del complejo B. A su vez, éstos producen serotonina y melanina, ambas hormonas se asocian con el sueño y la sensación de plenitud.

Los alimentos con mayor cantidad de L-Triptofano son el pavo, pollo, queso, pescado, huevo y yogurt.

Carbohidratos complejos

Estos nutrientes son ricos en fibra ayudan a aumentar la capacidad de permanecer dormido y disminuir la somnolencia.

Es importante tener en cuenta que existen carbohidratos simples que actúan casi de manera contraria. Son aquellos alimentos cargados de azúcar como refrescos, jugos embotellados, galletas o dulces.

Cuando hablamos de carbohidratos complejos nos referimos a alimentos como frijoles, papas y cereales o granos. Es buena idea también cenar arroz, quinoa y avena.

Grasas “buenas”

Hay grasas clasificadas en distintos tipos, una de ellas son las grasas buenas que tienen funciones específicas en el cuerpo, por ejemplo, el omega-3.

Este ácido graso no es producido naturalmente por el cuerpo, se adquiere de forma externa y el promedio de consumo diario recomendado debe ser entre el 5 y 10% de las calorías totales.

Entre los alimentos que contienen omega 3 está el pescado, nueces, semillas, chía, lino y aceites de canola y linaza.

El salmón en particular es una fuente excelente de esta grasa y está comprobado que reduce los trastornos del sueño.

Frutas y verduras

Obtener por medio de frutas y verduras, vitaminas y minerales como complejo B, vitamina C, D, E, magnesio, zinc y L-Triptofano.

Existe una fruta que de acuerdo a un estudio mejora el sueño. Resulta que comer dos kiwis diarios una hora antes de acostarse mejora hasta en 13% la duración sueño. También hay mayor rapidez para conciliarlo y mejorar la calidad de este con un sueño más profundo. Su clave está en sintetizar la serotonina.

¿Te lo imaginabas?

 

 

 

 

Fuente : Animal Gourmet

compartir

Deja un comentario

Your email address will not be published.

X